El milagro de la Divina Misericordia: Reconocer y confesar las culpas para el desarrollo personal y social



El milagro de la Divina Misericordia: Reconocer y confesar las culpas para el desarrollo personal y social

Resulta molesto, y lo seguirá siendo, confesarse ante alguien, pero es necesario y saludable. Hacemos un acto de fe en que es Jesús quien me habla a través del sacerdote. ¡Cuántas veces lo hemos experimentado así!, asegura el cardenal Christoph Schönborn, en su obra Hemos encontrado Misericordia.

Jesús le dijo a Sor Faustina: “Escribe de Mi Misericordia. Di a las almas que es en el tribunal de la misericordia donde han de buscar consuelo; allí tienen lugar los milagros más grandes y se repiten incesantemente. Para obtener este milagro no hay que hacer una peregrinación lejana ni celebrar algunos ritos exteriores, sino que basta acercarse con fe a los pies de Mi representante, y confesarle con fe su miseria y el milagro de la Misericordia de Dios se manifestará en toda su plenitud. Aunque un alma fuera como un cadáver descomponiéndose de tal manera que desde el punto de vista humano no existiera esperanza alguna de restauración y todo estuviese ya perdido. No es así para Dios. El milagro de la Divina Misericordia restaura a esa alma en toda su plenitud. Oh infelices que no disfrutan de este milagro de la Divina Misericordia; lo pedirán en vano cuando sea demasiado tarde” (Diario de Santa Faustina, 1448).

Schönborn habla de tres disposiciones personales, necesarias para una buena confesión: Sinceridad, humildad y obediencia, y se refiere al confesor como el médico del alma. La humildad, afirma, se encuentra muy próxima a la verdad; se trata de vernos como realmente somos.

Su misericordia nos espera ardientemente
“Sólo existe, pues, -explica Schönborn-, un límite para la misericordia de Dios: creer que es limitada. La gran tentación es la de Caín: “Mi pecado ha sido demasiado grande” (Gn 4,13) o la de Judas (cfr. Mt 27, 3-10). Ninguna falta es demasiado grande si se reconoce, se declara y se “echa” a la misericordia de Dios como a un fuego. Sin embargo, cuando no se expresa, cuando no se confiesa ni se reconoce, esa falta corroe y es una carga pesada; se convierte en un foco infeccioso que lo contamina todo de un modo invisible”. 

La falta que no se reconoce, ni se declara, ni se “echa” a la misericordia de Dios, es una carga pesada y corroe: frena y contamina tanto el desarrollo personal como social. 

Sobre el caso concreto de los niños abortados, afirma el cardenal: “Sólo avanzaremos cuando el peso de esta falta, cometida millones de veces contra esos niños que son asesinados, encuentre la misericordia de Dios. Sólo entonces se podrá afrontar la falta y llamarla por su nombre. Mientras no exista este terrible juicio: “Matamos niños”, se seguirá experimentando la necesidad de enmascararla. Es demasiado pesada para cargar con ella. Si nos negamos a reconocerla, permanece ahí. Lo mismo sucede con toda falta que no se haya encontrado con la misericordia de Dios. No somos capaces de permitirnos admitir una falta cuando ésta nos acarrea el menosprecio y la condena públicas. Pero ante Jesús podemos confesarlo todo, ¡porque sabemos que su misericordia nos aguarda impaciente!

Jesús le dijo a Sor Faustina: “Cuando un pecador se dirige a Mi misericordia, aunque sus pecados sean negros como la noche, Me rinde la mayor gloria y es un honor para Mi Pasión” (Diario, 378).

En “Hemos encontrado misericordia”, el cardenal aporta, por tanto, un contenido esencial que responde a nuestra realidad personal y social más urgente: Hemos de aprender a ver la culpa y hablar de ella para ser curada, sabiendo que la misericordia de Dios puede superar la culpa mayor y más grave. 

El redescubrimiento de la confesión es más que un deseo interno de la Iglesia; es importante para toda la sociedad, concluye Schönborn. Jesús nos espera ardientemente, -y de manera especialísima, en este tiempo de la Misericordia-, en el Sacramento de la Penitencia o de la Reconciliación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada